La importancia de las relaciones humanas en el fútbol

Los seres humanos tenemos la necesidad de relacionarnos para sentirnos bien, de hecho, pasamos la mayor parte de nuestra vida en compañía de otras personas.

En el contexto del deporte y sobretodo en fútbol, las relaciones humanas guardan un papel importante para desarrollar la actividad profesional en el alto rendimiento y que sea duradero en tiempo. He de decir, bajo mi punto de vista, que las relaciones humanas son aún más importantes cuando hablamos de deporte colectivo.

 En el día a día, el futbolista se relaciona con el cuerpo técnico, compañeros, directiva, afición (acto social), medios de comunicación, etcétera y no es tarea fácil tener éxito en todas las relaciones, por eso debemos de ayudar al jugador a tenerlo.

Las relaciones que he nombrado anteriormente, las enmarco en diferentes niveles (pirámide).

  • Entrenador (cuerpo técnico).
  • Jugadores.
  • Directiva.
  • Medios de comunicación.
  • Masa social.
  • Otros (RRSS, agencias de representación, etcétera)

Voy a centrarme en la importancia de las dos primeras porque, es evidente, son las más usuales en el día a día del futbolista.

El jugador en su hábitat de trabajo (vestuario) debe apoyarse en las relaciones interpersonales para momentos difíciles anímicamente (derrotas, lesiones, cambio de objetivos por el transcurso de la competición, etc.) y también para momentos “felices” como puede ser una victoria, consecución de objetivos, etcétera; dicho de otra manera, debe haber un apoyo mutuo.

¿Cómo conseguir tener buenas relaciones dentro del mundo del fútbol?

  1. Respeto.
  2. Confianza.
  3. Apoyo.
  4. Cooperación.
  5. Comunicación.
  6. Entendimiento.

 

Para mí es de vital importancia que se den estas condiciones para tener éxito dentro de un vestuario y el líder, el entrenador, “juega” un papel clave. Hay que recordar entradas anteriores al blog donde trataba  los tipos de liderazgo del entrenador. Cito una reflexión que hice anteriormente:

Líder autoritario = Líder mediocre

Conflictos de objetivos, faltas de respeto, poco apoyo, mal entendimiento, etcétera, son factores que influyen en el bienestar del jugador y por tanto, influye negativamente en el colectivo.

Para terminar esta reflexión personal sobre la importancia de las relaciones humanas en el fútbol y cómo se puede conseguir tener éxito en ellas, he de decir que también podemos aplicar códigos de conducta dentro del club (los psicólogos deben tener un papel importante para formularlos) para poder gestionar dichas relaciones.

 

Por último, dejo una cita del ex-jugador de baloncesto Michael Jordan que dice: «El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos».