¿Cómo potenciar un jugador en etapa de formación?

“Con ayuda y educación se toma el camino correcto”, mediante este titular inicio la respuesta a esta cuestión.

Contextualizo que hoy en día debido a la amplia red de ojeadores, por lo general, el jugador con talento va a desarrollar la etapa de formación en un Centro/Academia de un club profesional para potenciar sus Habilidades, Aptitudes y Competencias.

Hablar de un jugador con talento no es hablar de un jugador preparado para un mayor reto. Para conseguir que el jugador llegue a ser un jugador potencial (recordemos que el objetivo final de una cantera es formar jugadores para el primer equipo) tenemos que seguir una línea de trabajo, pero, ¿qué aspectos tenemos que trabajar con el jugador?:

  1. Aspectos Físicos.
  2. Aspectos Técnicos-Tácticos.
  3. Aspectos Psicológicos.

La evolución y/o desarrollo del talento va a depender de dos condicionantes:

  • Ayuda recibida por parte del club.
  • Trabajo del propio jugador.

A continuación, voy a detallar desde mi punto de vista cómo puede y debe el club ayudar al jugador con talento a potenciarlo.

Vamos a trabajar en la búsqueda del equilibrio de los tres aspectos mencionados anteriormente.

Atendiendo al gráfico, con una valoración del 0 al 6, buscamos que el jugador con talento tenga una progresión igual en los diferentes aspectos, ya que si en uno de ellos no lo consigue podemos decir que no está preparado para un reto superior.

 

Ejemplos:

Ej: Un jugador cuyo físico no le permite rendir al 100%, no conseguirá su camino al éxito.

Ej: Un jugador con carencias técnicos-tácticas, no conseguirá llegar a la élite.

Ej: Un jugador que no está preparado para asumir la presión no podrá evolucionar.

 

En estos ejemplos hay que entender que el jugador con talento se encuentra trabajando en un centro de formación, por lo que no hablo de abandono del trabajo, sino que no todos los jugadores pueden llegar a la élite o potenciar su talento (los que llegan son un porcentaje bajo).

Una vez entendido todo esto, nos queda claro que tenemos que “rodear” al jugador en la etapa de formación para que no haya desequilibrios en el gráfico de los tres aspectos.

 

¿Cómo conseguir que la progresión sea igual?

  • Profesionales de la preparación física que potencien esta condición. También tendrán la función de educar al jugador en el respeto de los tiempos de descanso.
  • Entrenadores cualificados en los aspectos técnicos-tácticos. La enseñanza del entendimiento del juego que a su vez, mejorará la rápida y correcta toma de decisiones. Además de las sesiones en grupo, debe haber sesiones individuales (tecnificación).
  • Analistas de rendimiento que junto con los entrenadores hagan un feedback con el jugador (sesiones apoyadas con el vídeo).
  • Fisioterapeutas y re-adaptadores.
  • Nutricionistas que enseñen al jugador una correcta alimentación.
  • Equipo médico.
  • Psicólogos que trabajen con el jugador para prepararlo, si es el caso, en su ascenso al fútbol de élite donde deberá soportar una fuerte presión mental.
  • El jugador deberá tener una formación.

 

El segundo condicionante es el trabajo del propio jugador. Hago referencia al nivel de exigencia, esfuerzo y compromiso que está dispuesto a realizar para el desarrollo del talento. Este condicionante será fundamental para saber si es un jugador dispuesto a asumir una responsabilidad superior o no.

Por último, añado que si este condicionante no se da el primero no tendrá validez.